Esponja Facial Konjac Piel Grasa · 1 unidad Ver más grande

Esponja Facial Konjac Piel Grasa · 1 unidad

KONJAC SPONGE

10,80 €

Esponja Konjac 100% natural con Carbón Activo de Bambú. Limpia en profundidad los poros y exfolia suavemente, a la vez que absorbe exceso de sebo y toxinas. Para pieles grasas o con tendendia al acné.

Más detalles

Ingredientes principales:

Konjac, Carbón de Bambú

Volumen: 1 ml

Al comprar este producto puede obtener hasta 1 punto de fidelidad. Su carrito totalizará 1 punto que se puede(n) transformar en un vale de descuento de 0,50 €.


Más info

Esponja 100% natural fabricada a mano, enriquecida con carbón activo de bambú. Limpia en profundidad los poros, eliminando puntos negros y suciedad, a la vez que absorbe el exceso de sebo y toxinas.

El carbón activo de bambú tiene propiedades antibacterianas y antisépticas, con lo que mantiene a raya el acné.

Las fibras de Konjac proceden de una planta originaria de una isla en Corea del Sur y han sido usadas durante siglos por coreanos y japoneses tanto para la alimentación como para el cuidado de la piel debido a su alto contenido en nutrientes. Su proceso de elaboración, limpio, sin aditivos y sostenible, hace que estas esponjas sean aptas incluso para las pieles más sensibles.

* 100% hechas con fibras naturales vegetales
* Enriquecidas con minerales y anitoxidantes
* Libres de tóxicos
* Libres de impurezas y contaminantes
* Respetuosas con el medioambiente y sostenibles
* 100% biodegradables
* Aptas para veganos
* Sin colorantes ni aditivos

Ingredientes

Fibras de Konjac, Carbón de Bambú

Aplicación

La esponja se recibe "seca" en su embalaje. Está totalmente seca, por ello antes de su primer uso de debe de humedecer bien hasta que se rehidrate por completo. 

Una vez humedecida, escurrir con la mano y pasar por la piel, dando un suave masaje. No es necesario usar un limpiador, pero si se desea, se puede añadir una pequeña cantidad. La esponja hará que el limpiador sea más eficaz.

Cuidado de la esponja:

Después de su uso, escurri la esponja y dejarla en un sitio seco y aireado. No se debe escurrir con demasiada fuerza o retorciendo la esponja, ya que se puede dañar la estructura de las fibras.

Cuando se seca, la esponja se encoje y se endurece, lo que es totalmente natural. Sólo con volver a humedecerla, volverá a su estado inicial.

La esponja nunca se debe de usar cuando está seca.

Cada esponja debe durar 2 o 3 meses. Cuanto mejor se cuide, más dura! 

Si tienes alguna duda sobre este producto o quieres saber algo más sobre él, no dudes en escribirnos un email a:

info@lilyandwhite.com

Comments